Our Vision

Ahora toda la gente se conoce por Internet o casi toda. Pero había tiempo cuando la frase ‘hemos conocido por Internet’ fue algo raro.
No puedo decir que nuestras conversaciones con Igor en Internet fueron algo especial. Pero una vez que nos hubiéramos encontrado en la vida real, pasó algo increíble – y dentro de 3 horas de comunicación era evidente que nos tuvimos el uno al otro.


Resultó que mi marido tuvo un trabajo extraordinario – agencia matrimonial. En la oficina siempre había mucho ruido y alegría – alguien obsequió con su comida nacional, alguien celebró su noviazgo, había la gente de otros países que quería encontrar novias bielorrusas.

En aquél tiempo había muchas agencias pero su trabajo fue muy ineficaz. En general su trabajo fue vender la colección de direcciones postal (que a aquél momento podía ser no actuales) o tratar conseguir más dinero posible de hombres por la traducción y envío de las cartas o por los servicios adicionales – la opción obligatoria de la agencia debía ser la entrega de flores, canastas de alimentos y, por supuesto, omnipresente teddybear, al recibir que cada princesa bielorrusa debía tirarse a los pies del hombre.


A este tiempo mi marido y yo habíamos pasado nuestro camino de relaciones virtuales y estábamos seguros que la primera cita fue muy importante, este mecanismo secreto que se llama ‘química’ o ‘chispa’ jugaba gran papel.
Por eso pusimos todos nuestros esfuerzos en lo que desde la primera vista a las fotos hasta la primera cita pasaba el menor tiempo posible, lo significa cancelamos la correspondencia antes de la cita.


Nuestro objetivo se puso darle a los hombres la información actual y verificada sobre mujeres, confirmar la identidad de hombres así como de mujeres. Todo eso hizo nuestro base de datos prácticamente 100% libre de scam.
Además prohibimos todas cita fuera de la oficina, de aquí en adelante todas primeras citas deben ser organizadas sólo en el territorio de la agencia.

De este modo nos libramos de la gente que venía a las citas sólo para divertirse o pasar buen tiempo.
Como resultado llegamos al sistema que funciona como un reloj. Y más de 1250 familia formadas es la confirmación de eso.